1 Escudo - Moneda 50 Euros: 150 años de la desaparición de los escudos

332,75

En el anverso, se reproduce el anverso de una moneda de un escudo de oro de Fernando VI, cuyo año de acuñación 1759 se ha sustituido por 2018.

En el reverso, se reproduce el reverso de la misma pieza de un escudo de oro de Fernando VI. A la izquierda del escudo de armas, en el centro de la moneda, se ha añadido la marca actual de Ceca; a la derecha del escudo, en mayúsculas y en sentido vertical, se ha añadido el valor actual de la pieza 50 EURO.

Características técnicas:

  • Valor facial: 50 EURO
  • Peso: 3,375 gramos
  • Diámetro: 19 mm
  • Tirada Máxima: 2.500
  • Metal: Oro de 999 milésimas
Peso 0.03375 kg

Historia relacionada con la moneda

1 Escudo – Moneda 50 Euros: 150 años de la desaparición de los escudos

En 1868, hace 150 años, se promulgó una de las leyes monetarias más importantes de España, momento en el que se introdujo la peseta como unidad monetaria única, provocando la desaparición de los escudos como medio de pago oficial. 1 Escudo – Moneda 50 Euros: 150 años de la desaparición de los escudos reproduce una moneda de oro de 8 ESCUDOS, acuñada en la Casa de Moneda de Madrid en 1719, durante el reinado de Felipe V.

FERNANDO VI DE ESPAÑA

Fernando VI de España, el Prudente o el Justo fue rey de España desde 1746 hasta 1759. Tercer hijo de Felipe V y su primera esposa, María Luisa Gabriela de Saboya.

No tenia un gran talento, pero poseía las cualidades necesarias para ser un buen monarca: rectitud, sentido de dignidad y saber escoger a sus colaboradores. Su reinado se caracterizó por el mantenimiento de la paz y la neutralidad frente a Francia e Inglaterra, mientras intentaban la alianza con España. Con ello pretendía reducir el peso de los gastos militares y concentrar las energías sobre el desarrollo interior.

Algunos de sus logros…

Durante los 13 años que duró su reinado, Fernando siguió con el programa de reformas iniciado por su padre. El pacifismo del reinado de Fernando VI permitió a sus ministros concentrarse sobre la reconstrucción económica y financiera del país. Quiso implantar una única contribución directa proporcional a las fortunas familiares, medidas en virtud de un catastro que se levantó al efecto. Sin embargo, las dificultades y resistencias que suscitó aquella operación, hicieron que no pudiera ser aplicada hasta el reinado de Carlos III.

Otras medidas de reforma de la Hacienda fueron más eficaces: la administración directa de las Rentas Provinciales y la acción de los intendentes, permitieron prescindir de los arrendatarios, la centralización de las transacciones exteriores del Estado en la oficina del Real Giro permitió prescindir de la costosa intermediación de banqueros y asentistas. Con todo ello mejoraron los ingresos de la Hacienda Real y, se aligeró la presión fiscal, facilitando la recuperación económica.

La bonanza financiera del reinado permitió impulsar la reconstrucción de la Marina, vital para mantener el comercio trasatlántico y el imperio americano. Un nuevo Concordato con el Papado (1753) completó la obra de reforzamiento de la autoridad de la Corona al obtener el rey el derecho de patronato sobre las iglesias de Granada e Indias y renunciar el papa a apropiarse de los expolios y vacantes.

Protegió las ciencias y las artes (especialmente la música), caracterizándose su reinado por un florecimiento cultural: creación de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando (1752) y de las Reales Sociedades Económicas de Amigos del País.

La muerte de su mujer

Su mujer, la Reina Bárbara de Braganza murió en 1758 debido al deterioro de su estado de salud. Esto obligó a la pareja a trasladarse al Palacio de Aranjuez en un intento por mejorar sus problemas respiratorios. Ese mismo verano falleció la Reina a consecuencia de un cáncer abdominal y dejó a Fernando solo. Aquello marcó el inicio del conocido como el año sin rey.

Es por todos conocido que había sufrido varios periodos de inactividad con ánimo deprimido, pero ese verano todo se agravó. Unos estudios revelaron que sufrió una demencia rápidamente progresiva cuyos síntomas habían pasado desapercibidos al coincidir con la agonía y la muerte de la Reina. Le dio por morder a la gente y fingir que estaba muerto o era un fantasma. Sus asistentes eran constantemente agredidos y tenían miedo de su propia integridad física. Además de correr o bailar en ropa interior, le gustaba reírse de sus asistentes y se negaba a dormir sobre su cama, de modo que improvisaba cada noche una camilla con dos sillas y un taburete.

Su vida parecía llegar a su fin

A Fernando VI le relajaba el opio. En los siguientes meses registró varios intentos de suicidio, uno de ellos al amagar con ahorcarse con las cintas que tenía en la camisa. Resultaba complicado llevarle la contraria o responder a las agresiones. Desde Italia, el futuro Carlos III pidió utilizar «violencia respetuosa» para reducir al enfermo. No obstante, cada vez fue menos necesaria esta «violencia» porque el Rey quedó encamado y cada vez más débil. A partir de la primavera la demencia afectó a su habla, no era capaz de articular un discurso desordenado. Los problemas digestivos y respiratorios aceleraron su deterioro. Finalmente, murió el 10 de agosto de 1759 a los 46 años. Así, su hermano Carlos III heredó el reino, siendo el tercer hijo de Felipe V que reinaba en España.

También te recomendamos…

  • Reverso UEFA Euro 2020. 8 reales de plata. cARTEm COINS
  • Moneda 1 kilogramo de plata pura Unidades Monetarias España 2019. Estuche. cARTEm COINS
  • Moneda 1 kilogramo de plata pura Historia del Dólar. Estuche. cARTEm COINS
  • Colección completa de plata. 50 aniversario de S.M. el Rey Felipe VI.
  • Caras. Moneda de plata 1300 Aniversario del Reino de Asturias.
0
    0
    Tu carrito
    Tu carrito está vacío
    Carrito de compra
    Abrir chat
    1
    Hola amig@ coleccionista, ¿en qué podemos ayudarle?